Traducir

sábado, 19 de agosto de 2017

LA PSEUDO-RESTAURACIÓN (CAPITULO III): R.P. TAM



NdB: Una maniobra típica de la Revolución es dar dos pasos adelante y luego uno para atrás. Es una maniobra indispensable para eliminar, recuperar, y adormecer a la reacción. Esto es lo que hace la falsa resistencia de Mons. Williamson y sus ayudantes, reunir todos aquellos inconformes con el acuerdismo doctrinal de la FSSPX e inconformes de otro tipo nada relacionado con asuntos doctrinales.  

Después de tenerlos ubicados y controlados cambian las reglas: ya no hay que ser radicales, se permite asistir de cualquier forma a las misas de la FSSPX, ignoran los motivos sobrenaturales que nos obligan a separarnos de ellos, acaban promoviendo la FSSPX y la nueva misa de forma solapada o abierta, se promueve el tradiecumenismo, forman grupos de poder (muchos obispos tradicionales que poco o nada hablan del modernismo rampante de Francisco y sus errores), persiguen a los inconformes; no tienen posturas doctrinales públicas; lo que hablan en privado no es lo que dicen en público, están realmente más cerca de la FSSPX que lo que hicieron creer a sus fieles. 

Son una resistencia blanda como otros la han llamado. Entre ellos hay quienes saben que están mal encubriendo errores, pero prefieren "respetar" al líder antes que contradecirlo y caer en su "desgracia", prefieren la amistad con los hombres antes que a Jesucristo.

Por otra parte la FSSPX por miedo a perder lo "ganado" hacen pactos y concesiones con los modernistas romanos, perdieron completamente el sentido sobrenatural de la lucha y se entregan al enemigo confiando en "no perder" en vez de conquistar por Cristo y su Iglesia, traicionan a Mons. Lefebvre que murió dando gloria a Dios "excomulgado" ilícitamente por los modernistas. 

La Iglesia Católica nunca hizo ninguna concesión doctrinal a sus enemigos, pues que tienen en común la Verdad con la mentira, ¿que tienen en común Dios y Belial? ¿Por qué ahora ya no le importa a la FSSPX pactar con el enemigo y fingir que nada pasa? ¿Ese es el ideal de la vida cristiana? El ideal de la vida cristiana de luchar por Cristo ha cambiado en la FSSPX, ese es el cambio radical que "nadie" en la FSSPX nota.

Para más detalles y semejanzas con la crisis actual continúen leyendo este libro. 

Adelante Católicos Cristeros...

Capítulo III

El Papa, La Curia y la Seudo-Restauración.

1) El Papa, la "3.a vía" y la renuncia a la Realeza Social de Nuestro Señor Jesucristo.
Se denomina “3.a vía” al modelo político católico, la alternativa política y social entre los dos modelos en los cuales los hombres se hallan actualmente encerrados: la vía capitalista liberal y la vía socialista.

Para adaptarse al mundo de hoy, los hombres de Iglesia han renunciado al modelo de sociedad católica enseñado por el Magisterio Romano; al principio la sociedad católica creció bajo la mirada vigilante del Magisterio sin ser objeto de una enseñanza directa, y mil años de Historia consagraron su forma.

En la concepción histórica de la teoría humanista y en la teoría de lo temporal según Maritain, se ve cómo el Infierno impone su voluntad de substraer a la sociedad temporal de la dependencia de la Divinidad de Jesucristo.

He aquí algunos textos, entre los más significativos, sobre la Seudo-Restauración, es decir, la renuncia a la Realeza Social de Cristo.

El Papa (O.R.19-11-1983)(29), sobre la Realeza Social: “...Lo sabemos, no está ni en oposición ni a favor de los reinos y poderes humanos.”

El Papa en Estados Unidos (O.R. 17-2-1984) “...Hay un punto de gran interés para todos nosotros en la Constitución de los Estados Unidos. La enmienda que garantizando la libertad de expresión y de prensa, garantiza también la libertad religiosa....Como ciudadanos de los Estados Unidos debéis dar gloria a Dios por la libertad religiosa que disfrutáis gracias a esta Constitución, que celebra ahora su segundo centenario.”

El Papa (O.R. 20-2-1984): “Deseo recordar este acontecimiento histórico; la firma de revisión del Concordato de Letrán tuvo lugar ayer. Esta acuerdo, que Pablo VI previó y promovió, como un signo de concordia renovada entre la Iglesia y el Estado en Italia. En cuanto a mí, considero muy importante, como base jurídica de las relaciones bilaterales y de inspiración ideal para una contribución generosa y creativa que la comunidad eclesiástica está llamada a ofrecer, en aras del bien moral y el progreso de la nación.”

El Papa (O.R. 27-8-1984): “La independencia recíproca (entre la Iglesia y el Estado) y la participación solidaria, dentro de una preocupación común por los problemas del hombre y de la sociedad, son las mejores garantías de una larga y eficaz colaboración.”

El Papa en un discurso con motivo de su visita a Estados Unidos (O.R. 24-9-1987): “La visita tiene lugar en 1987, año en el que los Estados Unidos celebran el 200o aniversario de la proclamación de su Constitución. Esta Constitución tiene un significado fundamenntal, no sólo para el desarrollo de la sociedad y de los Estados americanos, de la economía y de la cultura, sino también para el desarrollo de la Iglesia en esta gran nación. Uno de los principios señalados en esta Constitución es el de la libertad religiosa, gracias al cual -debido al régimen de separación de la Iglesia y el Estado- se ha conseguido un avance creciente en los diversos dominios de la vida eclesiástica.”

El Papa (O.R. 18-9-1988): “Esta posición de la Iglesia no le permite evadirse de la realidad que la rodea. Nada de lo que es humano le es indiferente. Sin embargo, la Iglesia no propone modelos políticos, económicos o sociales, ni una “tercera vía” entre varios sistemas contrapuestos, porque ninguno está en condiciones de dar respuesta satisfactoria a la diginidad personal del hombre, o al temperamento y a la cultura de un pueblo.”(cf. Enciclica Solicitudo Rei Socialis, 41)

El Papa al Parlamento Europeo (O.R. edición española 27-11-1988): “Para algunos, la libertad civil y política conquistada antiguamente mediante una inversión del orden antiguo, fundado sobre la fe religiosa, todavía es considerado como algo unido a la marginación, casí a la supresión de la religión, a la que se la ve frecuentemente como un sistema de alineación. Para ciertos creyentes, en sentido inverso, una vida conforme a la fe no sería posible sin un regreso a este orden antiguo, muchas veces idealizado. Estas dos aptitudes antagónicas no aportan soluciones compatibles con el mensaje cristiano y el genio de Europa....

CARTA ENCICLICA DE S.S. PIO XI, DEL 11 DE DICIEMBRE DE 1925
“QUAS PRIMAS”

“....el poder y el dominio del rey deben ser atribuidos, en el sentido propio de la palabra, a Cristo en su Humanidad... y por tanto, la soberanía suprema y absoluta sobre todas las criaturas [el Estado es una criatura, n.d.a]. Cristo tiene poder sobre todas las criaturas.

Por lo tanto, es UN DOGMA DE FE CATOLICA que Cristo Jesús ha sido enviado a los hombres tanto como Redentor, por quien deben salvarse, como Legislador, hallándose en la obligación de obedecer... [Tiene] por tanto, un poder legislativo, un poder judicial.... y un poder ejecutivo.

....Además, es un grosero error rechazarle a Cristo-Hombre su soberanía sobre las cosas temporales, sean las que fueren: el tiene concedido por su Padre un derecho absoluto sobre todas las criaturas, permitiéndole actuar a su plena voluntad sobre todas ellas.

...Su imperio no se limita exclusivamente a las naciones católicas ni sólo a los cristianos bautizados... sino que abarca, sin excepción a todos los hombres, incluso a los extraños a la fe cristiana, de tal modo que, el imperio de Jesucristo es, en estricta verdad, sobre la universalidad del género humano.

Y, desde este punto de vista, no hay que hacer ninguna distinción entre los indiviudos, las familias y los Estados; porque los hombres no se hallan menos sometidos a la autoridad de Cristo en la vida pública que en la privada. Él es la única fuente de salvación, tanto de las sociedades como de los indiviudos....

...Los Jefes de Estado no deberían, por tanto, dejar de otorgar, -en nombre propio y junto con sus pueblos- los honores públicos de respeto y de sumisión a la soberanía de Cristo.

...La peste de esta época es el laicismo, tal como lo llaman, con sus vasallos y sus métodos criminales.

...Se empieza, en efecto, por negar la soberanía de Cristo sobre todas las naciones, se le niega a la Iglesia el derecho, -consecuencia del derecho mismo de Cristo- a enseñar al género humano, a emitir leyes, de gobernar a los pueblos con vistas a su beatitud eterna. Después, poco a poco, se equipara a la religión de Cristo con las falsas religiones, sin la menor vergüenza, se la sitúa al mismo nivel. A continuación se la somete a la autoridad civil y la ponen en manos del libre capricho, por así decirlo, de los principes y gobernantes. Algunos llegarán al extremo de querer sustituir la religión divina por una religión natural o un simple sentimiento de religiosidad.

...Es posible que debamos atribuir esta desgracia a la indolencia y timidez de los buenos; que se abstienen de resistir o lo hacen con indolencia; los adversarios de la Iglesia, en cambio, se muestran crecidos en sus pretensiones y audacia. Pero el día en que el conjunto de los fieles comprenda que les es necesario combatir, con valor y sin desmayo, bajo las banderas de Cristo-Rey.....

Dado en Roma, junto a San Pedro, el 11 de Diciembre del Año Santo 1925, el cuarto de nuestro pontificado Pio XI, Papa


...En este momento me parece que es importante recordar que es en el humus del cristianismo donde la Europa moderna ha situado el principio -frecuentemente perdido de vista durante los siglos de la “cristiandad”...

Nuestra historia europea nos muestra hasta qué punto las fronteras entre los términos “lo que es del César” y “lo que es de Dios” han sido rebasadas en ambos sentidos. La cristiandad latina medieval -por mencionar sólo a ella- si bien elaboró teóricamente tomando como referencia la gran herencia de Aristóteles, de la concepción natural del Estado, no ha evitado en todo momento la tentación integrista de excluir de la comunidad temporal a los que no profesan la verdadera fe. El integrismo religioso, sin distinguir el ámbito religioso del civil, aún hoy practicado en otros lugares, parece incompatible con el genio propio de Europa, tal como la ha concebido el mensaje cristiano.

El Papa (O.R. 12-1-1989): “¿Cómo podríamos nosotros admitir tantas situaciones angustiosas, cuando el pasado 10 de Diciembre se ha cumplido el 40 aniversario de la proclamación por la Asamblea General de las Naciones Unidas, de la Declaración Universal de los Derechos del Hombre, un texto que se ofrece como ideal común para todos los pueblos y naciones? El Estado no debe pronunciarse en el dominio de la fe religiosa y no puede sustituir a las diversas confesiones en lo que concierne a la organización de la vida religiosa.”

El Papa (O.R. 21-1-1990): “Es necesario que estas aspiraciones manifestadas por el pueblo sean satisfechas por el estado de derecho en cada nación europea. La neutralidad ideólogica, la dignidad de la persona humana como fuente de derechos....”

El Papa (27-1-1991): “No se trata en absoluto de una marcha atrás o de volver a un sistema de relaciones entre la Iglesia y el Estado que tienen un pasado de luces y de sombras.”

El Papa (O.R. 2-9-1991): “Como ya lo he repetido en mi Encíclica Centesimus annus, la Iglesia no tiene modelo que proponer.”

El Papa (O.R. 9-12-1991): “¿Podríamos nosotros verdaderamente admitir que la Iglesia de Cristo fuese un factor de desacuerdo y discordia en una Europa que camina hacia su unidad política? ¿No sería uno de los mayores escándalos de nuestro tiempo? Lo que es antiguo ha pasado, he aquí que llega lo nuevo.(Cor.5,17)

El Papa al Embajador de Italia (O.R. 15-11-1992): “...Con el reciente acuerdo de revisión promulgado en 1984, recordando la plena independencia y autonomía de la comunidad política y de la Iglesia, en sus campos respectivos...”

2) La Curia Romana también niega que la Iglesia posea un modelo que proponer para la organización de la sociedad temporal:

La Curia (O.R. 28-6-1989). Congregación para la Educación Católica. Documento: “Orientación para el estudio y la enseñanza de la doctrina social de la Iglesia en la formación sacerdotal”:

...Esta enseñanza no es una “tercera vía” entre el capitalismo liberal y el colectivismo marxista” (N.27)... La misión salvífica de la Iglesia [...] sin la hipótesis de una “tercera vía” entre la “utopía liberal” y la "utopía socialista” (N.51)... La Iglesia no posee ningún modelo para la vida social (N.60)... (por tanto, para las grandes encíclicas sociales) hay que tener en cuenta el contexto socio-cultural en el que fueron escritas y los presupuestos teológicos y filosóficos sobre los que se basaban....” (N.73). (30)

El Cardenal Poupard (O.R. 7-11-1985): “La Iglesia no quiere recibir ningún privilegio de parte del Estado.... en el diálogo Iglesia-Mundo, la libertad religiosa es la última conquista de la Iglesia [....] todos, creyentes o no, deben tener los mismos derechos ante el Estado... garantizar la igualdad jurídica, eliminar toda discriminación.” (ver Maritain “Humanismo integral” cap.5.1)

Cardenal Ruini (O.R. 8-12-1991): “...No se trata, por supuesto, de proponer una forma de “confesionalismo” en una Europa pluralista.”

Los Cardenales Lustiger, Glemp, y Somalo en el Sínodo (O.R. 9-12-1991):

“...Algunos de vosotros, continuando una construcción que comenzó hace bastante tiempo.... Os aseguramos que los cristianos, hoy más que nunca, desean ser servidores y testigos de unidad.”


El Cardenal Giacomo Biffi (Bolonia): “No se trata de levantar de nuevo las barreras entre los católicos y los otros... sino... de construir un Estado auténticamente laico... El Estado moderno no puede ser confesional en ningún sentido... ni en el sentido religioso ni en el sentido científico o materialista, ni en sentido laicista... que rechaza los valores trascendentes o desea que permenezcan confinados en el fondo de los corazones...” (Avenire, 15-10-1994).

Monseñor Quarracino, Presidente del CELAM: “...los valores de una nueva sociedad, basados en la justicia y la libertad, señalan la importancia de una doctrina social puesta al día (aggiornata)”. (Adista, 4-4-1985)

3) He aquí algunos textos que nos permiten constatar la realización de una futura falsa cristiandad:

El Papa (O.R. 20-6-1983): “La nueva civilización será la del hombre, o no habrá tal civilización.....”

El Papa (O.R. 20-3-1984): “Las cosas nuevas del próximo tercer milenio...”
El Papa (O.R. 15-8-1984): “La civilización del amor....”
El Papa (O.R. 18-12-1987): “Hacia un nuevo milenio y una nueva envangelización....”

El Papa (13-1-1990): “Todos reclaman una nueva civilización, plenamente humana. En la hora privilegiada en que vivimos, debemos responder a la llamada de una nueva cultura humana [...] una cultura plenamente humana.”

El Papa (O.R. 24-3-1990): “Hay que dejar a un lado las viejas hostilidades y unirnos para forjar un nuevo orden internacional.”

El Papa (O.R. 2-4-1990): “El decenio que comienza es una oportunidad que se ofrece a los cristianos para construir un mundo unido [...] signo de nuestro tiempo [...] hacia la unidad. Los acontecimientos que vivimos nos empujan a ello, nos presionan [...] hacia un Nuevo Adviento [...] nos invitan a cada uno de nosotros a educar nuestra conciencia hacia un sentimiento de respetuosa cohabitación, de concordia, de fraternidad [...] un mundo que exige la disminución de lo que divide.”

El Papa (O.R. 24-6-1990): “...el desrrollo de nuevas estructuras políticas (...) la creación de un orden internacional.”

El Papa (O.R. 11-10-1990): “La cumbre de Malta (Gorbachow-Bush) ha manifestado interés por las responsabilidades de los creyentes en lo que se refiere al Nuevo Orden Mundial.”

El Papa (O.R. 18-12-1992): “Con la reforma litúrgica y el Nuevo Derecho Canónico, el nuevo catecismo constituye el fundamento sólido de la renovación eclesiástica comenzada en el Concilio.” (sólido, pero en la renovación).

En un articulo del Osservatore Romano, Mircea Eliade, un sabio de la historia de las religiones, manifiesta, sin que sea censurado por el mismo Osservatore Romano: “La verdadera revolución cultural no ha sido llevada a cabo por el psicoanálisis, sino por la Historia de las Religiones. El siglo XXI será un nuevo Renacimiento Mundial que he concebido, estudiando a Pico de la Mirandola (humanista-
cabalista).  La Kabala y Buonaiuti (modernista). Cuando yo era joven escribía textos esotéricos....” (O.R. 23-11-1983)

La nueva falsa cristiandad es una especie de Edad Media laica; es posible que en ella haya reyes, ¿por qué no?.... Reyes liberales, ¡por supuesto!

(30) Recordemos que ya antes del Concilio, los modernistas manifestaron algunas discrepancias, tenían un cierto desprecio de la doctrina social de la Iglesia (desprecio de lo temporal); porque lo temporal era, en aquella época, en algunas naciones, la encarnación de la doctrina social tradicional.
Derechos de Dios, Realeza Social de N.S.J.C, Estado Confesional: Italia, España, Colombia,...
Este desprecio de lo temporal fué llamado en Italia “La elección religiosa” o “Espiritualismo cristiano”

Con el Vaticano II, se ha introducido en la Iglesia la doctrina liberal de la libertad religiosa.
Ahora los católicos liberales vuelven a lo temporal, lo político, lo social, con una nueva doctrina social; ver por ejemplo el discurso del Papa en Loreto (Italia). Ahora los católicos “deben hacer polí-
tica” para construir la nueva (falsa) cristiandad.


viernes, 18 de agosto de 2017

MEMORIAS DEL CARDENAL MINDSZENTY (Quinta parte)



   No todo en la cárcel es maldad y ruindad. También hay cosas buenas. La cárcel preserva de algunos peligros y tentativas.  A mí me resguardó de tener que prestar un juramento de fidelidad a los verdugos de mi pueblo, de llegar a un acuerdo con aquellos que habían pisoteado a la Iglesia.

   El hombre encarcelado está mucho más protegido  contra la triple concupiscencia. ¿Puede acaso ser orgulloso un recluso? Para el examen de conciencia, para el arrepentimiento, para la introspección y la elevación del alma, el tiempo que se pasa en la cárcel resulta fructífero, son días de bienaventuranza.

   El ofrecimiento del Santo Sacrificio de la Misa era para mí, cuando obtenía permiso para ello, punto central del día. Duraba dos horas y media o tres. Durante el mismo rezaba a la intención de las necesidades y penalidades de la Iglesia y la patria húngara. Incluía siempre en mis oraciones al Papa, los cardenales y los obispos, los sacerdotes, los enfermos, mi madre, mi hermana, mis seminaristas, cuantos vivían en la búsqueda de la verdad y también a los enemigos, los carceleros, los presos, los fugitivos húngaros, los padres y madres, los jóvenes y la vida familiar húngara.

   Quien celebra la Santa Misa a solas, se toma todo el tiempo para ello y lo hace con la máxima conciencia.
   Protegía con el mayor cuidado al Santísimo, que tenía oculto en mi celda, y le dirigía largas plegarias, sobre todo durante la noche. El breviario era para mí una auténtica fuente de gozo. Sentía hambre y sed del mismo, como el pastor que busca con ansia la fuente. Una plegaria del breviario me duraba, en vez de la hora y cuarto habitual, dos horas y media o tres. Por espacio de largo tiempo, aquel libro fue mi Sagrada Escritura, mi dogma, mi mística, el orientador de mi alma.  La existencia en la cárcel ayuda a un buen entendimiento de los salmos. El “De profundis” (salmo 129) es conocido por todos. Pero hay otros salmos que aluden a la cárcel, como el 21, el 25, el 29, el 30, el 37, el 53-56, el 68, 69, 70, 85, 87, 90, 101, 102, 108, 142, etc.

   Daban renovadas fuerzas a mi alma “La Imitación de Cristo”, las vidas de los santos y el via crucis en la celda. Del Rosario me conmovían mayormente los misterios de dolor.

   El tiempo de los mártires nunca quedará atrás. En la  cárcel se experimenta en carne propia que vida y mundo no son por su misma esencia lugares de alegría y gozo, sino un valle de lágrimas. Es esta una realidad. Tan solo el Evangelio nos ofrece verdadera respuesta a las preguntas “¿dónde? ¿De dónde? ¿por qué? A cada instante nos alejamos más y más de los que aquí viven para aproximarnos a los de allá.

   Cuando se está en la cárcel se percibe con mayor intensidad la presencia de la Gracia redentora.
   Fue precisamente en la cárcel donde aprendí a hacer del amor fundamento de la vida.

   En las cárceles comunistas de Hungría ocurrieron cosas que tocaban el corazón. En 1949, cuando el odio brotaba con mayor ímpetu, uno de los policías que me vigilaban, aprovechó los momentos en que los otros dormían para musitarme: “¡Padre, confíe en Dios! ¡Siempre ayuda! En 1954 el carcelero  me dijo ¡Yo también soy cristiano!

   La fe y el amor tienen que fortalecerse para sobrevivir así siempre al odio.
  
   En la primera mitad del año 1954 perdí notoriamente peso. De 82 kilos me quedé aproximadamente en la mitad. Estaba literalmente en la piel y los huesos. Cuando en una ocasión y a pesar de la prohibición, conseguí verme en un espejo, me asusté de mi aspecto.

Lo que vi era solamente la sombra de mi persona. Perdí considerablemente la visión. Apenas acertaba a leer mi libro de horas,  aún acercándome mucho a la bombilla.

   Mi madre me informó, aunque con mucho retraso, de la muerte de Stalin.

   Me comunicaron que teniendo en cuenta mi estado de salud y por gestión del episcopado, me indultaban de la pena de encarcelamiento.

   El gobierno temía la impresión desfavorable  que sobre la opinión pública mundial hubiera tenido el hecho de que tras la muerte de tantos sacerdotes y fieles seglares, también el pastor supremo de la Iglesia húngara hubiera fallecido en la cárcel.

   Salí de la cárcel el 17 de julio de 1955. Me trasladaron a Puspókszentlászlo. Llegando sufrí un ataque al corazón. Me preguntaba con frecuencia cuándo terminaría mi existencia de recluso. No me iba ahora nada mal en cuanto a comida y bebida, aire y movimientos. Acudió a mí un sacerdote quien me informó muy minuciosamente de lo ocurrido durante los siete años que yo había permanecido separado del mundo. Me habló de los sacerdotes, los presos, los fallecidos, los que habían permanecido fieles y aquellos cuya fidelidad había vacilado.

   Una gran noticia fue para mí saber la proclamación de la Asunción de la Virgen y la santificación de Pío X.

   En Puspókszentlászlo no nos dieron de cenar, pues mientras se procedía a mi reconocimiento, se llevaron la cena. Yo recorrí con ellos 22 km sin probar bocado.

   El 2 de noviembre llegamos a las cuatro de la madrugada a Felsopeteny, nuestro nuevo lugar de residencia. Algunas muchachas preguntaron dónde tenían que servirme la cena.

   -Muchas gracias, no quiero nada.
   -¿Por qué?
   -Tengo que celebrar, pues hoy es el día de Ánimas.
   Insistieron en que la cena estaba servida.
   -Gracias. No quiero nada. Voy a decir Misa.
   -¿Ha comido usted algo esta noche?
   -No.
   -¿Y no tiene usted apetito?
   -Cuando un sacerdote tiene que celebrar el Santo Sacrificio de la Misa es poco importante que tenga o no apetito.

   Los emisarios de las autoridades habían subrayado muchas veces que yo no era un preso, sino un invitado.
   -¿No soy un preso? ¿Por qué me rodean, dos vallados, uno de alambre espinoso? ¿Por qué tengo a mí alrededor quince policías, tres perros lobos y un arsenal de armamento?

   Diez años antes de mi tercer cautiverio escribí las palabras siguientes sobre el amor materno:

   “Te olvidarán tus superiores, tras haberles servido; tus subordinados cuando no sientan el peso de tu poder; tus amigos cuando te vean en dificultades… en la puerta de la cárcel estará tan solo tu madre. En las profundidades de la prisión tendrás únicamente a tu madre querida. Sólo ella descenderá hasta allá, tan sólo ella no retrocederá, no se echará nunca hacia atrás…”

   Cuando escribí estas palabras me hallaba muy lejos de pensar que mi anciana madre sería la única estrella en el oscuro firmamento de mi reclusión. Ella fue mi única visita y de ella recibí los abrazos durante los ocho años que permanecí en la cárcel.

   ¿Quién es mi madre? Una mujer con seis hijos, que vivía a los 85 años en su hogar de Mindszent, rodeada de 14 nietos y otros tantos biznietos. En la época de mi detención, cuando mi nombre fue arrastrado por el fango, ella tenía 74 años y era viuda desde hacía dos.  

Se orientaba muy bien en aquel mundo cruel de las cárceles comunistas.  Supo comportarse con la máxima dignidad en su trato con los jefes del partido que contra toda legalidad se habían apoderado del poder. Ni que decir tiene que aquello presentó para ella una pesada cruz. Dondequiera que aparecía, en el Ministerio, en la cárcel, en el penal, su actitud era en todo momento testimonio de la fortaleza de su alma.

   Hubiera sacrificado su vida del mejor grado para salvar a su hijo, pero no había nadie capaz de aceptar aquel sacrificio.

   Tuvo que pasar también por la prueba de ver cómo muchas antiguas amistades se iban apartando de ella.

   Cuando me visitaba sus palabras últimas estaban siempre henchidas de fe. Mi libro “La Madre”, fue inspirado por su figura. No puedo dar suficientes gracias al Señor por haberme dado aquella madre y por conservármela durante los años más difíciles de mi vida. Supimos siempre aceptar la voluntad de Dios, tal como Él nos la expresaba a través de los hechos. Nuestros caminos estaban, por tanto, en manos de Dios. Esto lo sabía ella con tanta claridad como yo.

 Cardenal Mindszenty, Memorias         

jueves, 17 de agosto de 2017

EUROPA INVADIDA POR MUSULMANES POR LA PÉRDIDA DE LA FE: Conferencia R. P. Hewko


FIDELIDAD CATÓLICA EN USA



Europa está siendo invadida por los musulmanes guiados por el Corán, libro diabólico que promueve el asesinato y los más horribles crímenes. La cristiandad siempre supo del peligro de los musulmanes y lucharon en guerras sangrientas contra ellos, con la ayuda de Dios y de la Santísima Virgen la cristiandad salió victoriosa. Pero ahora en Europa se ha perdido la fe en la religión verdadera y con la complicidad del papa Francisco está siendo invadida. Sólo con el retorno a la verdadera fe y con la ayuda de la Santísima Virgen se podrá parar esto. Extractos de la conferencia del R.P. Hewko

Sermón Padre Ruíz San Hipolito y Casiano Mártires August 13th 2017





FIDELIDAD CATOLICA MEXICANA