Traducir

miércoles, 5 de julio de 2017

LA PSEUDO-RESTAURACIÓN: Padre Julio María TAM (CAPITULO I)



Evitar el mayor número de reacciones y controlarlas es lo que han hecho las huestes modernistas. Esto mismo se observa en las congregaciones tradiecuménicas (FSSP, IBP, FSSPX), mediante el control de fieles y grupos de católicos. La falsa resistencia de Monseñor Williamson y sus ayudantes es otro reciente ejemplo de control de fieles y grupos de católicos, que en vez de hacer crecer y defender la FE, mezclan o permiten mezclar liberalismo con catolicismo. 
Ellos mismos promocionan en privado (se cuidan de hablar en público) a la FSSPX liberal, le encuentran lo "católico" a la nueva misa, permiten a sus fieles ir a casi cualquier misa tradicional (excepto con los sacerdotes de la verdadera resistencia de Mons Lefebvre), mientras no se critique a sus líderes todo esta permitido.  Niegan el sacramento de Confirmación a quienes no son sus adeptos...
Si encuentran alguna similitud con la estrategia de la Revolución y la falsa restauración, descrita en este libro, no es coincidencia.
La masonería ha estado siempre detrás de esta guerra a Dios. ¿Quién se atrevería a decir que no siguen actuando? 


LA PSEUDO-RESTAURACIÓN: Padre Julio María TAM 

Capítulo I

Hipótesis futuras

1 - Hipótesis futuras.
En este análisis no perdamos de vista las grandes líneas de la historia de la Revolución, porque esta lógica seis veces secular no cambia nunca. Una mirada a la historia nos enseña que las Sociedades secretas son fieles a sus consignas. Nada de emociones, ni de sentimentalismos en las maniobras de la Revolución. No dejemos de leer todos los detalles de la actualidad a la luz de las grandes líneas de este pro- ceso lógico: desde hace seis los siglos, la Revolución no cambia. La Revolución es una ciencia y la Contra-Revolución también.

¿De qué manera puede concretarse la Pseudo-Restauración, es decir, la construcción de la futura Iglesia conservadora católica liberal y de la falsa cristiandad?

Podemos tratar de resumir, de manera un poco esquemática, los últimos hechos históricos:

I.- Hasta el Papa Pío XII, la Iglesia no se adapta doctrinalmente a la Revolución (al mundo) y continúa afirmándose a sí misma como la verdad objetiva, única, exclusiva. Entonces la Revolución suscita grandes persecuciones y el genocidio de pueblos católicos: los Cristeros en México (1926), España (1936), Rusia, Vietnam, etc...

II.- Con los Papas Juan XXIII, Pablo VI y Juan Pablo II, los hombres de Iglesia, mediante el Concilio Vaticano II, se adaptaron a la Revolución, introduciendo los principios de la libertad, igualdad y fraternidad (el relativismo) en la teoría y en la práctica de la Iglesia. En los 30 años siguientes al Concilio, cesan las grandes persecuciones, la Revolución desarma su brazo violento, el Comunismo con la Perestroïka. Quedan pequeñas persecuciones: el Líbano, Croacia, el asesinato de algunos hombres de Iglesia.

III.- Ahora, el clero, en los años 60, podía pensar en adaptar la Iglesia al mundo moderno, sin demasiados traumas; en efecto, en los últimos países católicos, el poder aún permanecía en manos de la Iglesia. Estos eran Estados confesionales católicos (Italia, España, América latina en general...)

Allí no había ley de divorcio, de aborto, de eutanasia, de homosexualidad... Pero en los años que van de 1960 a 1990, la Revolución aceleró su marcha satánica, se ha asistido a la laicización de los países católicos: separación de la Iglesia y del Estado, laicismo en las escuelas, los hospitales, el ejército, debilitamiento del poder católico en todos los niveles, revolución cultural laica, fomento y victoria de las filosofías laicas, aparición de partidos liberales, triunfo del relativismo, libertad e igualdad de las religiones, tolerancia universal, crítica del pasado de la Iglesia, difusión de las sectas, aceptación del programa del laicismo por los católicos, totalitarismo laico, dogmatismo laico y democrático... mantenimiento de las formas exteriores de un cristianismo vacío de su esencia, hombres “católicos” al frente de instituciones laicizadas; el Estado, amo y señor de las religiones. En Europa, la inmigración de los pueblos no católicos, los hombres de Iglesia predicando las doctrinas de la Revolución...




IV. - ¿Qué harán ahora los hombres de Iglesia? Sólo les quedan estas posiblilidades:

a) seguir adaptándose a la Revolución,
b) romper con ella, o fingir una ruptura.

He aquí nuestras hipótesis:
a) Si los hombres de Iglesia continúan adaptándose a la Revolución, en el futuro se asistirá a una destrucción más completa de la doctrina y de la estructura de la Iglesia. Ella perderá cada vez más su identidad, a cambio de una cierta paz. Aquí será cada vez más importante el papel de la Hermandad Sacerdotal S. Pío X, encabezando las reacciones. 

[NdB: ESTA ES LA GRAN DECEPCIÓN PARA MUCHOS, LA FSSPX HA PREFERIDO ADAPTARSE Y PACTAR CON LA REVOLUCIÓN. MEDIANTE CONCESIONES DOCTRINALES COMO RESULTADO TENEMOS UNA MEZCLA ABOMINABLE DE LA VERDAD CON LA MENTIRA].



En esta hipótesis, las próximas concesiones a la Revolución serán entre otras: aceptación de los contraceptivos, la mujer en la liturgia, la reinserción de los sacerdotes casados en el ministerio, la supresión del celibato, la eliminación de todo rastro de confesionalidad. En un porvenir más lejano (porque la Revolución en la Iglesia es un fenómeno que sobrepasa a cada uno de los Papas que cumplen una pequeña parte) aun creyendo que las fuerzas del Infierno no prevalecerán, nosotros prevemos una creciente democratización de la estructura de la Iglesia, según el modelo del Sínodo Diocesano de Roma en 1992; concesión del poder deliberativo al Sínodo, avance del proceso de unificación con las demás religiones, creciente ruptura con el Magisterio anterior, antiproselitismo, sumisión al Nuevo Orden Mundial, silencio ante losexcesos de la Revolución, a las blasfemias públicas, exaltación de los derechos del hombre, pacifismo acompañado de un rearme moral a lo protestante. (2)

b) En caso de que se entre en ruptura (o pseudo-ruptura) con la Revolución, una situación de persecución reaparecerá, como en la época de Pío XII, y puede ser peor aún. (3)

He aquí las diferentes hipótesis que se pueden dar:
1.- Una ruptura en el mismo interior de la Iglesia Conciliar -porque el frente modernista no es uniforme: aun manteniendo una unidad disciplinaria, está muy dividido en el plano doctrinal-. Se asistirá a la formación de una iglesia católico-liberal y de otra católico-progresista, sin excluir la elección de dos Papas. (4) 
[NdB: INCREIBLE VISION CASI PROFÉTICA ESTO SUCEDE EN LA ACTUALIDAD]



2.- La Iglesia progresista seguirá a la Revolución en todos sus excesos y será apoyada por ella; la iglesia conservadora liberal tendrá un papel capital en toda Revolución: retroceder todo lo posible, pero manteniendo los principios revolucionarios. 

Estudiaremos esta metamorfosis de la Revolución en la Iglesia, porque para nosotros es la más peligrosa. Esta sería la hipótesis de una pseudo-ruptura. Trataremos de mostrar la base doctrinal, los instrumentos, las obras ya concluidas, y los proyectos futuros. Nosotros la llamaremos la “Pseudo-Restauración”.

3.- Una persecución seleccionada de los “fundamentalistas”. Es de interés el estudio de la identificación doctrinal del fundamentalismo, su criminalización, el eco en los medios, los proyectos de leyes que permiten ponerlo fuera de la ley, y las aplicaciones ya en vigor. (5) Se ha dicho “persecución seleccionada”, porque ella depende de las divisiones de las fuerzas actuantes, del lado progresista y del lado liberal (6). Así se podrá asistir al final de la Perestroika, y a la resurrección del brazo violento de la Revolución. (7)

V.- Las previsiones racionales se unen aquí a las luces que sobre el porvenir nos proporcionan las profecías admitidas por la Iglesia. Ya hemos recordado que la lógica última de la historia, es el combate entre Nuestro Señor Jesucrito y Satanás. Actualmente el enemigo ha conseguido, con la Revolución, poner a las almas en estado de apostasía y de pecado sin precedentes en la historia de la Iglesia ¿En qué momento el Demonio decidirá hacer la vendimia para el Infierno?

Las bombas atómicas están preparadas; están en manos del socialismo, del liberalismo satánico y de sus amos, y se presenta la siguiente cuestión: por ejemplo, si Dios ha decidido detener la Revolución, con castigos (porque es paradójico que Dios exista y que el mundo esté en este estado), los jefes de la Revolución, viendo que no pueden terminar la construcción de su templo masónico, de su torre de Babel, ¿serán fieles a la consigna de los Jacobinos?: “Haremos de Francia un cementerio, si no podemos regenerarla a nuestra manera”. (8)

VI.- En esta situación, el hombre se ve obligado a levantar los ojos al Cielo y a contemplar la promesa de la Santísima Virgen en Fátima: “Al fin mi Inmaculado Corazón triunfará”. Humanamente no hay solución, la Revolución está muy fuerte, tiene todo el poder; hay demasiados “conservadores” mal formados que caen fácilmente en las trampas de las pseudo-restauraciones. Los que combaten seriamente en las filas de la Contra-Revolución son un número reducido, los otros son espectadores.

¿Quiere Dios Nuestro Señor preparar las condiciones para una intervención admirable de Su Santa Madre? ¿Condiciones tales que ya no sea posible dudar de que ése sea el triunfo sobrenatural del Bien sobre el Mal? Porque Satanás, pese a todo, es el servidor de Dios, «...haciendo lo que él quiere, trabaja para el cumplimiento de los pensamientos divinos». (9)
Esto nos lleva a concluir con una última hipótesis histórica.

VII.- Hipótesis sobre la falta de desarrollo de la cristiandad de la Edad Media debido a la resistencia a la gracia de la exaltación histórica de la Madre de Dios. Porque la gracia no puede perder su fuerza (10). ¿Por qué entonces en lugar de la expansión de la cristiandad por todos los continentes, el gráfico de la historia muestra seis siglos de descenso hasta las tinieblas del siglo XX?.

¿Puede suponerse que hubo una resistencia a la gracia? Algunas almas privilegiadas llamadas a predicar la exaltación histórica de la Santísima Virgen no lo habrían hecho? ¿Era ésta la condición requerida por la Santísma Trinidad para cumplir el mandato del Señor: "Id y enseñad a todas las naciones”?.

Ya las resistencias de Lucifer y de Adán precipitaron a los hombres una primera vez en las tinieblas pre-cristianas, y la Encarnación, y el “Fiat” de la Virgen nos devolvieron a la luz. ¿Por qué a finales del Siglo XX la Providencia, de manera extraordinaria llama la atención de los fieles sobre la Santísima Virgen por medio de las grandes apariciones de Lourdes, de Fátima? ¿Va a cumplir Ella un papel histórico? ¿La gracia que los hombres habrían rehusado rechazo que habría provocado el comienzo de la Revolución, la Santísima Trinidad, que no renuncia a su Plan de Amor, la impondrá en todo su esplendor?

Entonces algo admirable nos espera, porque no podemos prever lo que Dios hará; Él es el Ser Superior, nosotros somos seres inferiores. Él hará algo que jamás podremos imaginar, que nos colmará de un indecible amor. Además, estaba profetizado: “... Ella te aplastará la cabeza”. La teología atribuye al Padre la Creación, al Hijo la Redención, al Espíritu Santo la difusión de la Iglesia, y a la Virgen el papel histórico de aplastar la cabeza de la serpiente y de su obra: la Revolución; y en Fátima la promesa se hizo: “Al fin mi Corazón Inmaculado triunfará”.

“Venid, oh Madre de Dios, os esperamos, cumplid lo que la Santísima Trinidad y nosotros esperamos de Vos sólo Vos tenéis el permiso de Dios para aplastar la cabeza de la serpiente. Venid ya.”

2.- Dos peligros y dos remedios
Como es previsible, los próximos años nos pondrán frente a dos situaciones particularmente peligrosas que nuestra lúcida prudencia debe considerar:

1) La Pseudo-Restauración que parece querer caracterizarse por la eclosión de una iglesia conservadora (iglesia liberal mejorada): “tradicionalista” en la sacristía, e interconfesional en público. 
[NdB: ¿ALGUNA SIMILITUD CON ELTRADIECUMENISMO?]

2) La persecución, por el Estado, de los tradicionalistas como fundamentalistas. En ambos casos, según mi parecer, la mejor preparación -además de los medios generales- consiste en una insistencia especial en formar convicciones profundas, arraigadas, capaces de sostener la fe de los sacerdotes y de los fieles tradicionalistas, frente a las trampas futuras aun en la eventualidad de que faltaran los apoyos exteriores, como en las persecuciones clásicas de la historia de la Iglesia.

Convicciones de esta clase pueden obtenerse gracias:

1.- La formación Contra-revolucionaria: El enemigo estudiado con mayor método. Hay que substraer este estudio a la discreción personal y hay que guiarlo sistemáticamente con un curso especial: naturaleza, metamorfosis, métodos...

2.- La oración mental que es la única y última defensa que queda al católico cuando se le ha quitado todo. Reconstruir en su interior, todo lo que desaparece en el exterior. “En la época del Renacimiento... los mismos espíritus fueron pervertidos... El sacerdote, el monje y el fiel deseosos de practicar sus deberes no podían ya encontrar más que en ellos mismos, en su vida interior, el medio de preservarse o de liberarse de las malas influencias de las opiniones de la época. (11)

Pese a contar con la intervención extraordinaria de Dios, nosotros no la podemos “programar”. Sólo nos queda prever el futuro y preparar a los tradicionalistas a fin de que perseveren en la defensa de la Fe, incluso en el caso en que la Hermandad San Pío X fuese puesta fuera de la ley. [NdB: DESGRACIADAMENTE LA FSSPX HA PACTADO CON LA REVOLUCION]

Sólo aquellos que estén firmemente convencidos podrán, con la gracia de Dios, soportar la Pseudo-Restauración que vendrá y el impacto de la supresión de los apoyos exteriores. Porque el combate debe continuar a pesar de todo.

Sin embargo, no excluimos que la Providencia intervenga por medio de ciertos castigos con el fin de que los pérfidos no puedan llevar a cabo sus proyectos.


NOTAS DE PÁGINA

(1) El Cardenal Ratzinger dice: “...en este sentido se puede decir que la primera fase del Vaticano II se ha cerrado...” (Entretien sur la foi, pág. 40). ¿Por qué realizarán los revolucionarios tantos esfuerzos para recuperar las reacciones? En la Historia de la Iglesia nunca hubo combate tan grave como el iniciado tras el Vaticano II, y por ello van a intentar mantener la Revolución en la Iglesia el mayor tiempo posible. Las mismas fuerzas revolucionarias extrañas a la Iglesia van a intentar probablemente todo tipo de concesiones y "aconsejar" todo tipo de metamorfósis, hasta que la revolución en la Iglesia esté bien asentada. Pero no perdamos de vista que, más tarde o temprano, la Providencia divina los sacará. “Non praevalerunt”. Y volveremos a las persecuciones clasicas, tradicionales.

(2) He aquí lo que un vaticanista agrega al programa de la Revolución en la Iglesia: 

"un reconocimiento del valor salvífico de las otras religiones y de las espiritualidades no cristianas con nuevos y más vastos espacios para la inculturación del cristianismo en China y en Africa; la ela-
boración de una Nueva Teológia de la Naturaleza, [¿AMORIS LETITIA?] para contribuir con eficacia a la unión de las fuerzas religiosas con los combates ecológicos.... La lista no puede descuidar las teologías del cuerpo, el descubrimiento de una base bíblica en la ética de la gratuidad y del no-trabajo, la corporeidad... En fin, todo el dominio de las reformas que urgen en la Iglesia, tales como el sacerdocio de las mujeres, los nuevos ministerios laicos, el papel de las comunidades de fieles como sujetos, el “status” del profetismo y del carisma, de lo imaginario y de la desviación en la Iglesia; un primer paso para la unidad de las iglesias, como una sinfonía “de iglesias hermanas”, el estudio con ánimo sincero del problema de la definición del futuro del matrimonio con la cuestión de saber si todas las formas de poligamia africana son verdaderamente incompatibles con el cristianismo..., la cuestión general de la reformulación del “depositum fidei” (G. Zizola, “La Restaurazione di Papa Wojtila”, Ed. Laterza, Bari 1985, pág. 239).

(3) Ver informe “Escándalo y persecuciones -hipótesis de chantaje sobre la Iglesia".  Estos informes pueden obtenerse del autor del presente libro.


(4) Ver informe “Hipótesis de ruptura en la Iglesia Conciliar”

Una persecución seleccionada de "fundamentalistas"
(11) P. Pourrat, “Le spiritualité chretienne”, T. III, cap. I, pág. 5.

(5) Ver informe “Hipótesis de persecución como fundamentalista”.
(6) Ver Zizola, op. cit. pág. 231.
(7) Ver informe “Fin de la Perestroika e itinerario hacia la guerra nuclear”.
8) Carrier citado por Mons. Delassus, “Le probléme de l'heure presente”, Lille 1904 pág. 248.
(9) Es interesante constatar que los mejores enemigos también lo se lo pregunten.

"El fundador del iluminismo francés, Saint-Martin, sospechaba que Satanás podría no tener la última palabra en la Revolución. El 6 de Enero de 1794, escribía al barón de Kirchberger: “Yo no he dudado jamás que la providencia no se mezclara en nuestra revolución y de que no fuese posible que retrocediera (la revolución). Ahora más que nunca, creo que las cosas llegarán a su término y Tendrán un final muy importante y muy instructivo para el género humano”. (Mons. Delassus,“Le probléme de l'heure presente” T. II, pág.10).
(10) Mons. Lefebvre, Sermón del Jubileo Sacerdotal.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.